Saltar al contenido

Ponemos señales … no son ordenes

2 de octubre de 2020

Llegamos del paseo y tenemos un ratito para enseñar algo a nuestro perro. Llegamos al punto de ya poderle poner una señal … ¿Cómo que señal? Son ordenes o comandos … te dirán algunos. Estos términos son muy utilizados por adiestradores. Vienen de hace mucho tiempo y me dices que cambie esa palabra. Pues si y déjame que te cuente porque no estoy de acuerdo con estos dos términos.

Un comportamiento puede estar asociado a una palabra, un gesto, un olor, un sonido, etc pero puede que a veces no se de. Cuando le pedimos algo a nuestro perro, algo que sabe perfectamente y no lo hace tendríamos que valorar el porqué. Puede que este en una situación que le sobrepase por cualquier motivo. El estrés se dispara y nuestro perro se vuelve sordo, se vuelve “desobediente”. Si al disparador (señal) de la conducta lo llamamos orden, nuestro subconsciente puede jugarnos una mala pasada. Es increíble el poder que tienen las palabras y si llamamos orden, es eso. Tu perro tiene que obedecer si o si. No hay mas opciones. Cada repetición en la que no haga “caso” el tono se ira acrecentando hasta lograrlo.  En caso en que tu perro responda te sentirás bien porque hizo caso, fue obediente. En caso negativo pensaras – la próxima vez me impondré más, es una orden ¿no? – Peor me lo pones si lo que piensas que das, es un comando. No estamos en el ejercito. Tu perro no es un soldado y tu no eres su general.

Realmente hay muchos factores por lo que un comportamiento enseñado no se dé en todas las situaciones. Y muchas tienen que ver con nosotros, es decir, como se lo hemos enseñado y si le hemos preparado para realizarlo en diferentes situaciones. Si tu perro sabe hacer algo perfectamente y no lo hace, pregúntate que le puede estar preocupando más. Los miedos y el estrés pueden hacer que un perro no “escuche” en todas las situaciones.

Cambia de palabra, usa el termino señal. Es neutro. Cambia de mentalidad. A un perro no se le ordena. Si acaso … y sin abusar le puedes pedir cosas. Le puedes enseñar habilidades caninas pero aquí no te equivoques. Te hago una pregunta ¿haces todo lo que te piden? Verdad que no. No trabajas gratis, no echas horas extra porque si. ¿Por qué tu perro debería de hacerlo?  y ni siquiera por un trozo de salchicha. Estrecha el vinculo, el de verdad y no te preocupará dar ordenes o pedirle cosas. Te sorprenderá de lo que el vinculo sano con tu perro puede hacerle elegirte entre ti y el resto del mundo. Cultiva tu vinculo aprendiendo acerca del lenguaje canino y sabiendo como se siente tu perro. Te aseguro que eso es lo que marcara la diferencia.

No se que opinas, si ya habías pensado sobre ello. Si estas o no de acuerdo. Déjame en comentarios y si te parece un contenido interesante me ayudarías un montón que lo compartieras en tus redes sociales favoritas.

Para aprender habilidades caninas