Saltar al contenido

Otterhound Todo sobre esta raza

El cánido Otterhound es conocido por ser un genial cánido sabueso y gran bañista. Con este artículo deseamos que conozcas a este piloso, en tanto que no es un cánido muy habitual. En verdad, no hay muchos ejemplares de él. Ahora, un resumen de sus peculiaridades principales de este perro tipo sabueso por la FCI

otterhound

Altura: sesenta y uno cm hembras, sesenta y nueve cm los machos.
Peso: treinta y seis-cincuenta y dos kg.
Esperanza de vida: diez-doce años.
Es ideal para: espacios abiertos y extensos.
Historia del cánido Otterhound
El nombre de este can no es una casualidad. Si se le llama Otterhound, esto es, “cazador de nutrias”, es pues su función primordial era adentrarse en el agua en pos de estos animales, un deporte muy habitual a inicios del pasado siglo.

Origen de esta raza

En este trabajo probaba una enorme agilidad y resistencia, puesto que, como vamos a explicar más adelante, sus condiciones físicas le hacen apropiado para esto como perro para la caza.

Su origen es antiquísimo y se ubica en R. Unido, si bien esencialmente cobró relevancia en el siglo veinte, instante en el que asimismo llegó a EE.UU.

No obstante, la raza Otterhound jamás ha contado con abundantes ejemplares, ni tan siquiera cuando la caza de la nutria era una actividad en apogeo.

Desde el momento en que este deporte se prohibió, a fines de los años setenta, el número de Otterhounds ha ido reduciendo hasta transformarse en un can en riesgo de extinción y una raza protegida.

¿De qué forma es el Otterhound físicamente?

Estamos frente a una raza de tamaño grande, donde los machos pueden medir sesenta y nueve cm, al paso que las hembras llegan a los sesenta y uno cm.

Por norma general, presenta unos rasgos robustos, que se reflejan, por poner un ejemplo, en su cabeza grande, con el morro y trufa bien proporcionados, una boca fuerte y orejas largas.

Son perros de pelo largo y doble mantón, lo que le hace tener un pelaje densísimo. Al tacto es áspero y un tanto oleaginoso. Esta es una de las peculiaridades que les asisten a ser grandes bañistas, en tanto que ese aceite natural hace que su pelo sea prácticamente impermeable y que resistan horas y horas en el agua.

El pelo, frecuentemente es de color negro y cobrizo o bien fuego. En la cola asimismo tienen el pelo largo y no es corta, es de determinada longitud. Esta continuará en reposo cuando el cánido esté sosegado y se elevará cuando algo llame su atención y se active.

Carácter del Otterhound

Estamos frente a un sabueso muy especializado y con un enorme olfato. Un pequeño indicio que llame su atención activará sus sentidos y se va a poner en marcha, sin importar lo más mínimo si es en tierra o bien en agua.

Eso puede suponer que se vuelva contumaz y también ignore tus órdenes cuando entra en acción su instinto. Por ende, es fundamental que, si deseas convivir con un Otterhound, le formes desde pequeño a fin de que comprenda tus llamadas.

Se trata de un cánido muy activo, que precisa ejercicio diario en una dosis alta. Su deporte preferido es la natación, puesto que, como cazador de nutrias, lo lleva en la sangre.

Es, aun, capaz de nadar a contracorriente… ¡apresar a las nutrias es una tarea difícil y de peligro!

No es un perro apropiado para pisos. Como hemos dicho, es un piloso enérgico al que le chifla correr y goza al aire libre. Con lo que es mejor tenerlo en espacios abiertos amplísimos y, a ser posible, donde tenga acceso al agua.

Aparte de todo lo citado, el Otterhound es un can muy bueno y sociable, si bien su importante tamaño puede hacer que ciertas muestras cariñosas “duelan”. Es esencial que si tu Otterhound tratará con pequeños (con los que, a propósito, se lleva realmente bien), esté bien adiestrado para eludir accidentes.

Incluso de esta manera, has de saber que, pese a ser cariñoso y leal, asimismo es un cánido al que le agrada la independencia.

Para finalizar, deseamos resaltar que tratándose de un can sabueso de jauría, su relación con otros perros es buenísima.

Salud y cuidados del can Otterhound

Como ocurre con la mayor parte de perros de importante tamaño, el Otterhound es propenso a padecer displasia de cadera y de codo. Por este motivo, si bien se trate de perros que requieren y agradan del ejercicio, debes llevar cuidado con una sobrecarga, en especial cuando son todavía muy jóvenes y están en desarrollo y cuando ya van llegando a la vetustez.

Por otra parte, estamos frente a un cánido bastante glotón y por esta razón es muy normal que padezcan algún inconveniente de estómago, como la torsión gástrica.

Para evitarlo, va a haber que nutrirlo con comida apropiada, que cubra todas y cada una de las necesidades energéticas y separarla en diferentes dosis al día.

No es un cánido por naturaleza destructor, mas tratándose de un can que precisa actividad, si no la tiene puede sufrir agobio y llegar a serlo.

Si eres una persona atleta, el Otterhound puede ser un compañero increíble para hacer ejercicio.

Otro cuidado esencial a tomar en consideración es el de su pelo. Al tenerlo largo, es preciso que se le cepille múltiples veces a la semana, prestando singular atención a la barba.

Por otra parte, el Otterhound tiene las orejas largas y estas acostumbran a ser propensas a padecer inconvenientes. Va a haber que cuidar las orejas largas del can, revisándolas habitualmente, eludiendo que se acumule humedad y suciedad en ellas.

¡Ahora conoces un tanto más al Otterhound! ¿Qué te ha semejado? ¡A nosotros nos ha enamorado!

Otras razas de tipo sabueso