Saltar al contenido

Perro de San Huberto Todo sobre esta raza

Poco se puede aseverar con precisión sobre los orígenes de estos canes, mas se calcula que sus ancestros serían perros robustos, de color negro o bien negro y fuego, que acostumbraban a acompañar al propio fraile Hubert en sus jornadas de cacería. Más tarde, este fraile sería canonizado y entraría a ser parte de la historia como «Saint Hubert», patrono de la caza y creador de la orden de los frailes de Saint-Hubert.

perro de san huberto

Ello explica no solo el nombre de la raza, sino más bien asimismo el motivo que explica por qué razón su creación está de forma tradicional atribuida a los frailes de Saint-Hubert, que habitaban en el Monasterio de Andain, ubicado en la parte belga de Ardenas. Estos perros podrían haber continuado «apartados» en esta zona a lo largo de múltiples años, hasta el momento en que el rey Guillermo «el Conquistador» decide importar a Inglaterra ciertos ejemplares a lo largo del siglo XI.

El bloodhound tal como lo conocemos actualmente, muy seguramente, es el resultado de cruces selectivos entre los descendientes directos de los perros de San Huberto importados de Bélgica con ciertos individuos de la raza bullmastiff.

Por su excepcional olfato, el cánido de San Huberto ha sido históricamente entrenado como cánido detector o bien de perros de caza de rastreo como son el beagle o el basset hound. Poco más tarde de su creación, la raza ya era usada en las buscas y en el rescate de los peregrinos que se perdían entre las montañas y los bosques de la zona de Ardenas. El bloodhound asimismo se ha empleado a lo largo de muchos años en la caza mayor, de forma especial de cerdos salvajes o bien cerdos salvajes.

En el estándar oficial de la Federación Cinológica Internacional (FCI), el bloodhound está clasificado en la sección once del conjunto seis, que entiende a los perros de tipo sabueso de tamaño grande.

Peculiaridades del bloodhound

El bloodhound o bien cánido de San Huberto es un can de importante tamaño que resalta por su cuerpo macizo, tenuemente más largo que alto (perfil cuadrangular), con pecho extenso, largo y ovalado, patas fuertes y musculatura bien desarrollada. En verdad, se considera como el más poderoso entre todos y cada uno de los perros de tipo sabueso, conforme el estándar oficial de la FCI dentro de los perros tipo sabueso.

Las hembras pueden medir entre cincuenta y ocho y sesenta y tres cm de altura a la cruz, mientras que los machos miden entre sesenta y tres y sesenta y nueve cm. El peso anatómico ideal de la raza se ubica en torno a los cuarenta y uno y cincuenta kg, siendo consideradas las dimensiones de cada individuo. Pese a su tamaño y solidez, el can de San Huberto no ha de ser gordito ni ramplón, mostrando líneas harmoniosas y siendo capaz de ejecutar movimientos precisos y diligentes.

cachorro perro de san huberto

Uno de los rasgos más atractivos del bloodhound es la piel fina y colgante que se observa en la zona del cuello y de la cabeza, formando rebosantes arrugas y pliegues. Su cabeza, que muestra un perfil cuadrado con stop poco pronunciado, puede resultar algo afín a la del basset hound, mas es de forma notable más grande y también impresionante, si bien no haya de ser exageradamente ancha. El morro es ancho y ha de ser tan largo como el cráneo del cánido, sosteniendo una amplitud uniforme en su longitud.

Las orejas delgadas y flexibles del cánido de San Huberto asimismo son muy atractivas, tanto por su importante tamaño como por la textura afelpada que revelan al tacto. Su inserción es bien baja, pudiendo comenzar a la altura de los ojos o bien inclusive más abajo, y extendiéndose prácticamente hasta la base del cuello. Ocasionalmente, los ojos del bloodhound le pueden entregar un aspecto algo «mohíno» por sus párpados inferiores relajados, dejando una parte de su conjuntiva a la vista. Sin embargo, los ojos hundidos y los parpados demasiado relajados no son deseables, puesto que pueden llegar a dañar la salud del animal.

El mantón del bloodhound está compuesto por pelo plano, cortos y duro, tornándose más suave al tacto en las orejas y en la cabeza, y más áspero y largo en la cola. En comparación con color del pelaje, son admitidas 3 variaciones: el colorado sólido (o bien unicolor), el bicolor negro y fuego, y el bicolor fuego y también hígado. Aunque no es una característica deseable, se acepta la presencia de pelo blanco en los dedos, en la extremidad de la cola y en la parte delante del tórax.

Carácter

Tras la apariencia de «gigante macizo», el cánido de San Huberto revela una personalidad afable, obediente y bastante sosegada. Estos pilosos acostumbran a formar un vínculo muy singular con sus tutores, a quienes prueban extrema fidelidad.

Cuando son apropiadamente socializados, asimismo pueden mostrarse muy sociables con personas y animales ignotos, y acostumbran a resultar en especial gentiles y pacientes con los pequeños. A estos perros no les complace la soledad y, si pasan muchas horas solos, pueden desarrollar inconvenientes de comportamiento, como la destructividad o bien la ansiedad por separación. Por esta razón, no son aconsejables para quienes procuran una raza de can más independiente.

Como es lógico, el comportamiento de cada cánido no se determina solamente por su raza o bien estirpe, sino depende básicamente de la educación, del entorno y de los cuidados proporcionados por sus tutores. Por tal razón, si deseas conseguir un cánido obediente y equilibrado, precisarás brindarle las condiciones inmejorables para su desarrollo físico y mental, aparte de invertir en su educación y socialización temprana.

Cuidados

Tratándose de un cánido grande y robusto, el bloodhound precisa espacio para desarrollarse y expresarse con libertad. Si bien por su carácter obediente y su fidelidad a su tutor pueda amoldarse a diferentes ambientes, lo idóneo es contar con un espacio abierto de dimensiones razonables, como un patio o bien un jardín, donde tu can pueda correr, saltar, jugar y explorar los estímulos a su alrededor. Eso no quiere decir que el can deba vivir en el exterior, todo lo opuesto, sino debe contar con de un espacio acorde con su tamaño.

El mantenimiento de su pelaje es bastante fácil y requiere poco tiempo por la parte del tutor: con un cepillado por semana va a ser más que suficiente para quitar el pelo fallecido y eludir la acumulación de suciedad en su mantón. Los baños pueden ser efectuados solo cuando el can esté verdaderamente sucio, procurando no bañarlo en más de una ocasión por semana o bien cada quince días. Lo idóneo es efectuar un baño cada 2 o bien 3 meses. Los baños excesivos suprimen la capa de grasa que recubre y resguarda naturalmente el cuerpo de los perros, dejándolos más expuestos a numerosas enfermedades y inconvenientes de piel.

Sin embargo, va a ser esencial repasar de forma regular sus orejas y la piel plegada o bien arrugada para eludir la concentración de humedad, impurezas y microorganismos que pueden acarrear a una infección. Podemos adecentar estas zonas usando una gasa, por poner un ejemplo, asegurándonos que queden siempre y en toda circunstancia bien secas.

perros de san huberto

Aunque el cánido de San Huberto no es exactamente un can hiperactivo, sí tiene mucha energía y predisposición al adiestramiento. El ejercicio físico va a ser esencial para la administración de un peso saludable (algo esencial considerando su tendencia a la obesidad), en la conservación de un comportamiento estable y calmado, y en la prevención de síntomas de agobio y inconvenientes de conducta. Por lo menos, precisarás sacar a caminar a tu can unas dos o bien tres veces al día, ofreciéndole paseos de treinta a cuarenta y cinco minutos, y también procurando cambiar sus recorridos y también agregar nuevas actividades y juegos en la tradicional travesía. Además de esto, puedes estimar la posibilidad de empezarlo en el agility o bien en otro deporte canino.

Tan esencial como ejercitar su cuerpo va a ser alentar la psique de tu bloodhound y enriquecer su entorno. Considerando su poderoso olfato, el searching o bien sembrado para perros puede ser una genial actividad para estimular el desarrollo cognitivo de tu perro. Mas no olvides que el entrenamiento es el mejor y más completo ejercicio que puedes brindar a tu mejor amigo, con lo que te invitamos a leer los cinco trucos de entrenamiento que todo dueño debe conocer. Además de esto, puedes plantear juegos de inteligencia caseros para compartir un buen rato con tu piloso y alentar su inteligencia.

Finalmente y no menos esencial, los perros de San Huberto, de la misma manera que todos y cada uno de los animales, precisan una alimentación completa y equilibrada para desarrollarse totalmente a nivel físico, sensible, cognitivo y social. Existen múltiples géneros de nutrición para perros que puedes estimar ofrecer a tu mejor amigo, desde fundamentar su dieta solamente en el consumo de piensos balanceados hasta agacharse por las ventajas de una dieta BARF. Mas precisarás preguntar un veterinario ya antes de decidirte para contrastar como es el el género de alimentación más conveniente para tu piloso, teniendo presente su edad, tamaño, peso y estado de salud.

Educación y adiestramiento

La educación del cánido bloodhound debe comenzar en sus etapas tempranas, cuando todavía es un cachorro, si bien es esencial destacar que siempre y en todo momento es posible instruir y entrenar a un cánido adulto. La educación del cachorro comienza con la socialización, una etapa que entiende desde las 3 semanas hasta los 3 meses de vida. En este periodo debemos asegurar que el cachorro de cánido de San Huberto se relacione con todo género de personas, animales, objetos y ambientes, aparte de asegurar que todas y cada una de las interactúes sean positivas. Esto repercutirá de manera directa en el carácter que va a tener en su etapa adulta, con lo que si queremos tener un can equilibrado va a ser esencial prestar mucha atención a la socialización del bloodhound.

Asimismo en su etapa de cachorro vamos a enseñar al bloodhound a hacer sus necesidades en el diario y a administrar apropiadamente la mordida para no hacer daño. Del mismo modo, le iniciaremos en las reglas del hogar, siempre y en todo momento de forma positiva y sin usar el castigo. Recordemos que estas reglas deben fijarse con todos y cada uno de los miembros de la unidad familiar, puesto que es esencial que todos prosigan exactamente las mismas para eludir confundir al cánido.

salud perros san huberto

Más adelante, cuando comencemos el calendario de vacunas, vamos a poder sacar a nuestro joven bloodhound a la calle y continuar con su socialización. Ahora va a deber aprender asimismo a hacer sus necesidades en la calle y le iniciaremos en las órdenes básicas de entrenamiento, esenciales para una adecuada comunicación con las personas y para promover una conducta positiva y educada.

Ya en su etapa adulta proseguiremos trabajando las órdenes de obediencia para eludir que las olvide. Incorporaremos ejercicios más complejos para alentar su psique y, en suma, proseguiremos trabajando para sostener un carácter estable y positivo. Para esto utilizaremos siempre y en todo momento el refuerzo positivo, premiando con comida, caricias y palabras afables el comportamiento del perro. Recordemos que la educación en positivo favorece el aprendizaje y el vínculo con el propietario[4]. Del mismo modo, en ningún caso utilizaremos el castigo físico, en tanto que ello puede provocar la aparición de inconvenientes de conducta, como la agresividad[5].

Enfermedades comunes y problemas de salud

Como todas y cada una de las razas caninas, los perros de San Huberto pueden tener cierta predisposición genética a desarrollar ciertas enfermedades hereditarias y degenerantes. Las afecciones más habituales en estos perros acostumbran a ser la displasia de cadera y la torsión de estómago[2] [3]. Mas los próximos problemas médicos asimismo pueden ser diagnosticados ocasionalmente en el bloodhound:

  • Displasia de codo
  • Ojo seco (Queratoconjuntivitis seca en perros)
  • Prolapso del tercer parpado
  • Entropión
  • Ectropión
  • Pioderma

Además de esto, el bloodhound asimismo puede verse perjudicado por otras enfermedades comunes en los perros y es propenso a la obesidad. Por este motivo, es esencial suministrar una conveniente medicina precautoria a tu mejor amigo durante su vida. Recuerda efectuar visitas al veterinario cada seis meses para comprobar su estado de salud, respetar su calendario de vacunas y desparasitarlo periódicamente con productos de calidad convenientes conforme el tamaño, peso y edad.

Con los cuidados convenientes y mucho aprecio, la esperanza de vida del bloodhound se ubica entre los diez y doce años

Otros razas de perro tipo sabueso